La seguridad de los coches es cara

16 abril 2015

Analizar la seguridad de los vehículos vendidos en España en 2013 y el equipamiento de los 12 modelos más vendidos (Seat “Ibiza”, Volkswagen “Polo”, Ford “Focus”, Kia “Ceed”, Opel “Insignia”, Renault “Laguna”, Audi “A6”, Hyundai “ix-35”, Citroën “C4 Picasso”…) ha sido el objetivo del Informe “El precio de la seguridad” que acaba de ser presentado por la Fundación Mapfre.

Muy caros

En las conclusiones se indica que hay diferentes estrategias de comercialización en las que la seguridad no tiene el mismo protagonismo. Así, los vehículos de muy bajo coste, principalmente utilitarios urbanos, incorporan pocos sistemas avanzados de seguridad de serie y su oferta de equipamiento opcional es muy limitada. Incluso han calculado que un comprador de uno de estos modelos que quiera un equipamiento de seguridad muy completo, debera pagar hasta un 74% más.

Por otro lado, los automóviles de mayor tamaño, incorporan un equipamiento de seguridad de serie más completo y permiten incluir otros sistemas de forma opcional, aunque siempre en función de las diferentes versiones. A más precio más posibilidades.

Más accesibles

En el Informe se plantea la nececesidad de hacer más accesibles y populares sistemas tan importantes como el airbags de cortina, los sistemas de control de velocidad inteligentes, sistema de aviso de cambio involuntario de carril, de aviso de ángulo muerto y de detección de obstáculos o peatones en la calzada de frenado automático.

Para conseguirlo plantean cuatro líneas de actuación. Por un lado, a los fabricantes les sugieren que ofrezcan todos los sistemas de seguridad, a ser posible como equipameinto de serie o al menos como opción, en todos los modelos (incluidos los más económcios) y en todas sus versiones y motorizaciones, incluso en las menos potentes. También indican que los sistemas de seguridad se ofrezcan como una opción independeinte, no formando parte de un paquete (como se hace mayoritariamente ahora) que incluyen otro tipo de equipamiento que no tiene nada que ver con la seguridad. Una fórmula -resaltan- que normalmente encarecen el precio final del vehículo.

A la Administración, le piden que juegue un papel activo en la promoción de estos sistemas, informando sobre los nuevos sistemas e incentivando las ventas con rebajas en el impuesto de matriculación, IVA, impuesto municipal de circulación y tasas de aparcamiento.

Asimismo, a los concesionarios les sugieren que pongan a la venta en sus exposiciones y en sus vehículos ‘kilómetro 0’, los modelos que más sistemas de seguridad incorporen.

Por ultimo, a los compradores les piden que prioricen la seguridad frente a la comodidad, el lujo o la estética, “ya que con el mismo desembolso que se necesita para adquirir vehículos con motores más potentes, pintura metalizada, llantas de mayor tamaño o asientos de cuero, entre otros, se pueden incorporar casi todos los sistemas de seguridad opcionales de efectividad demostrada”.

 

Fuente: DGT